El siglo XX ha sido testigo de la masificación de las movilidades a nivel global, alcanzado cifras que se han incrementado de manera exponencial, no solamente en términos estadísticos, sino también en el sentido de los flujos, acrecentándose en lo que llevamos del siglo XXI.