Las ciudades y las empresas de servicios públicos en los Estados Unidos están comenzando a rechazar el gas natural, y no solo por razones ambientales.