La migración internacional ha sido constante en la historia de América Latina y el Caribe. Desde sus orígenes, los países de la región han sido escenario de grandes movimientos migratorios que contribuyeron decisivamente a la configuración de sus sociedades y a su desarrollo.