El escenario económico mundial se fue complejizando en 2018, en un clima de tensión que va más allá de los esfuerzos de los países para reequilibrar su balanza de pagos o promover sectores nacionales afectados por la competencia internacional.