La preservación de un bien público global como el clima es uno de los grandes retos del siglo XXI, atendiendo a sus causas y consecuencias globales y, al mismo tiempo, a sus impactos regionales heterogéneos y asimétricos por países y grupos socioeconómicos.