Sistemáticamente se plantea desde los organismos oficiales que es necesario promover un uso responsable de la energía, argumentando que existe un consumo excesivo por parte de los usuarios residenciales.