En septiembre de 2015 los Estados Miembros de las Naciones Unidas, tras un extenso proceso de negociaciones intergubernamentales con aportes de una amplia variedad de actores, acordaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esta agenda de desarrollo se propone como una hoja de
ruta para que los países avancen hacia el logro del desarrollo sostenible, poniendo a las personas en el centro, con arreglo a un enfoque de derechos en el marco de una alianza universal renovada.